AGENTES ACTIVOS DE SEGURIDAD VIAL

AGENTES ACTIVOS DE SEGURIDAD VIAL

Desde la DGT se nos dice que “Este es el decimoprimer año consecutivo en el que descienden los accidentes de tráfico. Estamos haciendo historia y erradicando esa lacra, que es la primera causa de muerte para los ciudadanos de entre 1 y 24 años. Es un trabajo colectivo de todos: fabricantes, constructores de carreteras, educadores, formadores, conductores, en pro de la “Visión Cero Víctimas de Tráfico”.

 Pero no nos damos por satisfechos:

  • En 2013 hubo 1.680 muertos en carretera (contados a 30 días)
  • Todavía hay:
    •  5 fallecidos al día.
    • 10.000 personas que requieren tratamiento hospitalario.
    • 100.000 personas con lesiones que las incapacitan en uno u otro grado.
    • Los siniestros viales cuestan una cantidad que equivale al 1% de nuestro PIB.

Añadamos algunos datos más para la reflexión:

  • Tenemos un parque de vehículos de 33 millones de unidades, con una edad media de más de 10 años y medio. Ha envejecido 3 años y medio desde 2007.
  • Los ocupantes de un vehículo de entre 10 y 15 años de antigüedad corren tres veces más de riesgo de morir en un accidente de tráfico que cuando el vehículo no tiene más de 5 años.
  • Con un automóvil de más de 15 años el riesgo de perecer se multiplica por 4.
  • También hay un envejecimiento de la población y seguimos conduciendo hasta edades muy avanzadas y el paso del tiempo produce una merma de las facultades y de los conocimientos.
  • Hay un aumento preocupante del consumo de alcohol y drogas al volante. En una campaña de control de la DGT:
    • El 3,3% de los conductores parados al azar dio positivo por alcohol.
    • El 8% dio positivo por drogas ilegales.”

Ante estos datos se puede actuar:

1º Desde el ámbito personal tomando conciencia que la seguridad vial es un problema de todos y cada uno de los ciudadanos, y muy especialmente de los conductores de vehículos automóviles.

2º De las entidades formativas y educativas sean escuelas de conducir o escuelas del sistema educativo. Hay que dar formación enseñando los comportamientos adecuados de normas y señales de circulación. Y hay que educar esto implica trasmitir valores y modales como son el respeto, la empatía o saberse poner en el lugar del otro, la cortesía…, y para ello se precisan más que charlas y escritos personas ejemplares que sean auténticos agentes activos de seguridad vial.

 

José Ramón Colell

Fundación EducaTrafic